03 Sep 2019

¿Habemus gelato?

Por: Angel Venegas Labrada

La pregunta fue lanzada y se quedó taladrando mi mente, ¿el helado y el gelato son lo mismo? Para responder no solo busqué en diversas publicaciones, también fui a conocer dos heladerías en el corazón de la Ciudad de México; Joe Gelato y Amor Casero, acompáñenme en esta travesía que dio respuesta a la pregunta y paz a mi mente.

La travesía comienza en Joe Gelato (Heladería Sperimentale), un establecimiento pequeño y acogedor en el que el espacio te lleva directo al grano, una vitrina con los productos, en esta parada los sabores elegidos fueron; cacao, cerveza, aceite de oliva, vinagre balsámico y vainilla con pimienta negra.

En este lugar no solo me limité a probar, sino que también se dio la oportunidad de platicar con Joe quien es un gelatario certificado, y nos dio su visión de lo que es un gelato. El exotismo de las opciones hace que quieras probar todas y la sutileza de sabores lo permite, ya que no es necesario comprar para poder degustar una pequeña cantidad.

Por desgracia los postres de esta primera escala no cumplen con las características que tiene un gelato. La consistencia no era compacta y cremosa, así como el punto de fusión que lograba que en el trayecto de la barra a la mesa, el helado empezara a derretirse.

El mismo Joe se dirigió a su creación más de una vez como un helado, visión que comparto totalmente y con base en ella puedo decir que Joe Gelato tiene unos magníficos helados. Un lugar para pasar el rato y refrescarse, pero no para degustar un auténtico postre italiano.

Siguiendo la ruta, mis pasos me llevaron a Amor Casero. A diferencia del establecimiento anterior este lugar no te invita directo a su vitrina de exposición, sino a recordar la infancia y sentarte en un columpio. Después del recuerdo pasé a lo que importaba, la degustación, aquí probé solo tres sabores; limón, chocolate vegano y selva negra.

Sabores de gran intensidad y una cremosidad que abrazaba mi lengua, una verdadera fiesta de texturas y sabores se llevaba a cabo en mi boca. Sin embargo, al igual que con Joe, solo es otra buena heladería, ya que ni los ingredientes ni el proceso de elaboración son los adecuados.

Para poder reflexionar sobre los postres que se degustaron. El gelato como su nombre lo indica es italiano mientras que el helado es más americano, aunque en significado son lo mismo en la preparación radica su gran diferencia.

Para elaborar un gelato, se debe de hacer un batido lento y prolongado para conseguir una consistencia firme y cremosa, mientras que para el helado se aumenta la velocidad y se recorta el tiempo, inyectando así más aire en la preparación y obteniendo una textura más ligera.

Otro factor de gran relevancia es la temperatura a la que se conservan, ya que el americano necesita una temperatura menor para que su estructura se mantenga y no se derrita por lo regular entre los menos 15-17 grados centígrados, mientras que el italiano por su forma más compacta puede ser conservado a tan solo menos 13.

Después de probar helados grandiosos en estos lugares altamente recomendados, para degustar el postre americano, debo seguir mi búsqueda de una gelateria en México, ya que aún no conozco alguna que logre cubrir la definición de gelato, al menos la que se investigó para esta nota.

Cheque promedio: 50 pesos en cada heladería

Ubicaciones:

Joe Gelato: Calle Versalles 78, col. Juárez.

Amor Casero: Querétaro 90, col. Roma Norte.

Bibliografía consultada

Ortiz, Liliana. Diferencias entre helado, gelato, nieve y sorbete, El Gourmet de México, [Web], https://gourmetdemexico.com.mx/comida-y-cultura/diferencias-helado-gelato-nieve-sorbete/. (14-09-2018)

Ibancovichi, Andrea. ¿Conoces la diferencia entre un helado y un gelato?, The Happening, [Web], abril 2017, https://thehappening.com/diferencias-helado-y-gelato/. (14-09-2018)

Animal Gourmet, Las diferencias entre el helado y el gelato?, Animal Gourmet, [Web], agosto 2013, https://www.animalgourmet.com/2013/08/27/las-diferencias-entre-el-helado-y-el-gelato/. (14-09-2018)

Read 459 times
(0 votes)
© 2019 Universidad del Claustro de Sor Juana