10 Nov 2020

El banquete: una obra que deleita los sentidos

Un proyecto universitario para tiempos de pandemia

Por Erik Guerrero

En el marco de las Jornadas Isabelinas de la Universidad del Claustro de Sor Juana, alumnos de producción de espectáculos y de escritura creativa, llevan a la escena digital cuatro microficciones basadas en personajes de William Shakespeare que representan a los pecados capitales, a través de un recorrido que guiará el mefisto de Christopher Marlowe.

En esta edición ahondaremos en una de las cuatro obras: El banquete. Obra que retoma a los personajes de Helena, Hermia y Demetrio de Sueño de Una Noche de Verano de William Shakespeare, sometiéndolos a dos de los siete pecados capitales: gula y lujuria. Se nos muestra en escena a Helena y Hermia preparando un banquete para la boda que está por suceder, mientras poco a poco se van destapando y mostrando sus más oscuros sentimientos.

Sabina Suárez, directora escénica de esta microficción nos cuenta cómo fue el proceso creativo que llevó a cabo para aterrizar su concepto de dirección, tras leer varias veces el texto: El Banquete y Sueño de una Noche de Verano, dibujaba o escribía cada idea que se le venía a la mente ya fuera de los personajes, la escenografía o de la estética en general.

Una de las cosas que más disfrutó de todo el proceso fue el momento de introducir los pecados visualmente a la obra debido a que bajo su perspectiva ambos pecados los encontramos en el mundo que nos rodea y en nosotros mismos. Sabina explica que se fue directamente hacia lo referencial y simbólico de los pecados, empezando por los colores de la escenografía hasta el trabajo con la corporalidad de las actrices. “Lo subliminal fue uno de mis pilares para poder dar el mensaje que quería sin dejar todo digerido al espectador.” dice.

Uno de los elementos esenciales de esta puesta en escena es la comida que se encuentra marcada en el texto y que Sabina fue contextualizando en una atmósfera erótica y de doble sentido. Se imaginó lo subliminal y sensual que la comida puede llegar a ser para luego llevarlo a la obviedad, la copa de vino y su parecido con el cuerpo femenino, un pastel atravesado por un plátano, cítricos chorreando de mieles, para abrir el apetito del espectador y hasta algo más.

Inspirada en el collage animado de la ilustradora mexicana Giovanna Tommasi, en la obra en línea Náufragos, la película Como agua para Chocolate en donde podemos apreciar este juego entre erotismo y comida o en los comerciales que se encuentran presentes en todos lados y en la estética Cottagecore. Buscando que la comida provoque al espectador y lo sumerja en sensaciones. Uno de los mayores problemas del teatro en línea es la conexión lejana entre el espectador y la energía del actor y por eso se pretende que la comida sea el enlace que genere la sensación que se está entrando a un nuevo universo, el del Banquete.

Para asistir a las funciones de noviembre visita:

https://boletia.com/eventos/microficciones-2020

Read 1463 times
(2 votes)
© 2019 Universidad del Claustro de Sor Juana