01 Abr 2020

Técnicas para conservar alimentos perecederos en tiempos de cuarentena.

Sobre la conservación de alimentos, congelación y deshidratación en nuestras cocinas.

Por Zuleyma Cruz Rodríguez

Complementando nuestro artículo ¿Qué comer en tiempos de pandemia?, en esta ocasión hablaremos sobre las formas en las que se pueden conservar los alimentos perecederos por más tiempo en nuestros hogares, con la finalidad de evitar la compra únicamente de alimentos procesados y ultra procesados.

En este momento en el que el resguardo en casa es fundamental para controlar la crisis sanitaria del COVID-19, es posible emplear una parte del tiempo en la conservación de alimentos perecederos, para que a su vez podamos contar en casa con los nutrientes necesarios para el buen funcionamiento del sistema inmunológico.

A continuación, presentamos algunas medidas que ayudarán a conservar los alimentos por más tiempo. 

Nota: Todas las frutas y verduras se deben lavar siempre con agua y jabón y se deben desinfectar, en esta ocasión sugerimos una solución de cloro de 100 partes por millón (2ml de CLOROX o CLORALEX por cada litro de agua), sumergiendo las frutas y verduras en la solución por 5 minutos. No olvides revisar la etiqueta de tu desinfectante, sigue las instrucciones.

Una medida muy práctica y sencilla para lograr que nuestros alimentos perduren por más tiempo es la congelación y lo interesante es que, dependiendo el tipo de alimento, es que se requiere un proceso previo a la misma, sobre todo para afectar en la menor medida posible su textura, color y sabor. Tal vez nuestro lector se pregunte ¿Por qué no comprar frutas y verduras ya congeladas?

Y hay dos razones por las que recomendamos no hacerlo: la primera es que si lo realizamos en casa aseguramos la calidad de los productos y la higiene con que estos se procesaron; ante la situación que nos encontramos, no hay que olvidar que la higiene es un factor decisivo. La segunda razón es que el costo de los productos congelados puede duplicarse, hacerlo en casa es más económico.

1.      Si se trata de verduras lo mejor es blanquearlas antes de congelarlas. Lo que se consigue hirviéndolas de 1 a 3 minutos dependiendo de la dureza del producto. En cuanto transcurra el tiempo debido, escurrir y sumergir en agua con hielos para detener la cocción. Dejar secar las verduras en un escurridor y finalmente colocarlas en bolsas o contenedores para después llevarlas a congelación.

2.      Si se trata de frutas como mango o kiwi, es posible proceder a la congelación después de pelarlas y picarlas. En el caso de frutas como peras, manzanas y duraznos es necesario cocerlas en un almíbar después de picarlas (El almíbar se logra mezclando la cantidad de agua requerida con la misma cantidad de azúcar), posteriormente se escurren, empacan y congelan. En cuanto a frutos rojos, estos simplemente se lavan, desinfectan y se congelan, a excepción de las fresas que se les debe quitar el tallo previamente.    

3.      Si se trata de hierbas aromáticas, gracias a la congelación conservan mucho más el aroma y sabor que estando secas. Únicamente deben picarse, colocarse en pequeñas hieleras y cubrirse con agua, para después meterse a congelar.

Nota: todos los alimentos congelados tienen una caducidad de hasta 12 meses.

Además de la congelación, hay vegetales que se conservan incluso mejor a temperatura ambiente que en refrigerador, como en el caso de los chiles, el jitomate, el pimiento morrón y las papas. Únicamente se deben conservar en lugar fresco y seco; de tal manera pueden durar hasta 20 días.

Como último mencionamos la deshidratación, que es muy recomendable sobre todo para hongos, jitomates, granos de maíz, hierbas aromáticas, chiles y algunas frutas como manzanas, peras, duraznos. Para ello se deben rebanar finamente, colocar en charolas y mantener en el horno a una temperatura de 50-60°C por 4 a 6 horas.

Nota: Una vez deshidratados los alimentos, estos pueden conservarse de 9 a 12 meses en empaques herméticos.

Como último, solo deseamos que nuestros lectores den más oportunidad a alimentos perecederos que en realidad pueden tener un mayor tiempo de vida con procedimientos sencillos y dedicación, sin olvidar el impacto positivo que tendrán sobre nuestra salud.  

Fuentes de consulta:

·         Paloma Durán. (2017, 6 de julio). Microempresas, PyMEs y Objetivos de Desarrollo Sostenible. Naciones Unidas México. Rescatado el 21 de marzo de 2020 de <http://www.onu.org.mx/microempresas-pymes-y-objetivos-de-desarrollo-sostenible/>.

Brown Linda, Humphries Carolyn y Whinney Heather. (2014). El libro de las conservas. España: Blume.

Read 1398 times
(0 votes)
© 2019 Universidad del Claustro de Sor Juana