14 Feb 2020

La gastrodiplomacia, una forma sutil de hacer política exterior.

La gastronomía como una forma de hacer política exterior.

Por Zuleyma Cruz Rodríguez

 

La gastronomía es una disciplina tan compleja y basta, que bien se podría decir es como el ajonjolí de todos los moles, no se restringe únicamente al espacio de la cocina y la gastrodiplomacia es una muestra de ello.

Fue en 2002 cuando Tailandia mostró al mundo su estrategia de política exterior, en la que colocó su cultura alimentaria como centro de atención “[…] lanzó su campaña "Global Thai". Su objetivo era aumentar el número de restaurantes tailandeses en todo el mundo y hacer que platos como Pad Thai y Pad See eiu fueran reconocidos internacionalmente. Además, la campaña buscó elevar el perfil de Tailandia en el extranjero, marcando al país no solo como un destino culinario, sino también como una forma de cultivar oportunidades económicas y asociaciones para chefs, productos alimenticios y cultura tailandeses” (Center On Public Diplomacy, 2015). 

A partir de ese momento otros países como Dinamarca, Noruega y Suecia (juntos como países nórdicos), Japón, Malasia, Perú, Corea del Sur, Taiwán y Australia, se sumaron a esa nueva forma de ejercer la diplomacia, fortaleciendo la imagen del país, aumentando las exportaciones y promoviendo el turismo. 

Tal vez hasta este momento no se tenga totalmente claro a qué se le llama gastrodiplomacia y por ello citaremos la siguiente definición:

“La gastrodiplomacia es un concepto revolucionario cuyas diferentes aplicaciones se extienden no solo a los estudios del turismo sino además a las ciencias sociales y humanidades en general. Se describe como el uso de las culturas gastronómicas y culinarias para objetivos diplomáticos”. (Samuel Tettner, Kalyoncu Begum, 2016, p.47).

 

En el caso de México la gastrodiplomacia es un tema sumamente reciente, a tal grado que se sigue desarrollando hasta nuestros días, sin embargo, su gestación en la realidad nacional ha conllevado alrededor de diez años, momento en el que se inscribió a la cocina tradicional mexicana como Patrimonio de la humanidad por la UNESCO en 2010, ya que desde entonces comenzó una nueva valoración sobre los aspectos simbólicos de nuestra cultura alimentaria y con ello la posibilidad de llevar a un plano internacional su relevancia.  

Otro de los puntos históricos más importantes sobre este tema fue el 2015, año en que el ex presidente Enrique Peña Nieto presentó la Política de Fomento a la Gastronomía Nacional, una política con la que se puso en marcha un plan más organizado para difundir la gastronomía nacional; si bien tuvo deficiencias y grandes limitaciones como el hecho de que solo se firmara su vigencia durante cuatro años, sí es importante señalar que resultó ser un paso definitivo en la conformación de la gastrodiplomacia en México, pues resultó ser la primera vez que la cancillería mexicana colocó como eje central a la cocina mexicana para el seguimiento de sus actividades y para 2016 destacó cuatro acciones:

•          La creación del Cuerpo Diplomático de Cocineros.

•          Creación del distintivo “Ven a Comer”.

•          El Programa Jóvenes Talentos para que graduados de las escuelas de gastronomía de México realicen prácticas profesionales en Embajadas y Consulados.

•          El anuncio de que en los eventos de las Representaciones de México en el Exterior se serviría vino nacional. (Gobierno de México, 2016)

Resulta lamentable que aquel auge tan marcado que comenzó a tener la gastronomía mexicana en materia de política exterior se detuviera de forma drástica una vez iniciado el nuevo sexenio, pues a la fecha aún no ha habido un pronunciamiento claro del gobierno en turno al respecto, ni tampoco un seguimiento a la Política de Fomento a la Gastronomía Nacional.

Sin duda, México debe retomar el tema lo antes posible en vista de que hay países que resultan ser un ejemplo de lo benéfica que puede ser la gastrodiplomacia, al considerarse incluso una forma de cooperación internacional.

Deseamos además que nuestros lectores se interesen más sobre el tema, ya que verdaderamente tiene mucho que ofrecer no solo a gastrónomos, sino también a todos aquellos interesados en las ciencias sociales.     

 

Fuentes de consulta:

·         Tettner S. Kalyoncu B. (2016). Turquía. Gastrodiplomacy 2.0:  culinary tourism beyond nationalism. Ozyegin University Department of Gastronomy and Culinary Arts. Recuperado el 19 de agosto de 2019 de   file:///C:/Users/Zuleyma%20Cruz/Documents/Tesis%20de%20gastronomía/Gastrodiplomacia%202.0,%20turismo%20culinario%20después%20del%20nacionalismo.pdf.

·         Center On Public Diplomacy. (2015). Ocho grandes naciones de gastrodiplomacia. University of Southern California. Rescatado el 18 de enero de 2020 de <https://www.uscpublicdiplomacy.org/story/eight-great-gastrodiplomacy-nations>.

Gobierno de México. (2016). “Ven a comer”, la marca de #gastronomíaMX para el mundo. Recuperado el 18 de enero de 2019 de <https://www.gob.mx/sre/articulos/ven-a-comer-la-marca-de-gastronomiamx-para-el-mundo?idiom=es>.

Read 473 times Last modified on Viernes, 14 Febrero 2020 16:23
(0 votes)
© 2019 Universidad del Claustro de Sor Juana