04 Nov 2019

¿Cómo se produce el café?

Este es uno de los productos que no puede faltar en la alacena. Su contenido de cafeína lo convierten en una bebida estimulante, que ayuda a muchos a despertar cada mañana. Y aunque sea casi un acompañante obligado del desayuno, la verdad es que el café se puede disfrutar a cualquier hora del día. Pero, ¿alguna vez te has preguntado de dónde proviene este insumo? Te explicaremos cómo se produce.

El café proviene de la semilla de diversas plantas del género Coffea, conocidas como cafetos. Las especies más explotadas son la arabica y la robusta (o canephora), siendo la primera de mejor calidad. Originario del noroeste de África, este producto comenzó a cultivarse para su consumo alrededor del siglo VI.

Los avances tecnológicos han hecho más eficiente el proceso productivo del café, éste consta de dos fases, denominadas beneficiado húmedo y beneficiado seco. Todo comienza con las cerezas, los frutos de los cafetos. Se trata de pequeñas frutas de color rojo y sabor dulce (ligeramente ácido); de donde se extraen las semillas.

La primera parte del beneficiado húmedo se realiza en el campo, cuando se recolectan las cerezas maduras. Éstas son trasladadas a recipientes de unos cinco metros de profundidad llamados sifones, los cuales se llenan de agua para ayudar a identificar las cerezas verdes, que flotarán en la superficie y podrán ser desechadas fácilmente. Más tarde, se lleva a cabo el despulpado, que puede ser manual o mecánico. 

Después se realiza la fermentación, que dura aproximadamente un día, seguida por el lavado, con el que se desprenden residuos indeseables y el mucílago, un recubrimiento gelatinoso de la semilla. Así, el café está listo para secarse, lo cual se puede hacer en máquinas con aire caliente, o extendiendo las semillas en patios, donde tardan entre cuatro y cinco días en perder la humedad bajo los rayos del Sol. 

Una vez que los granos están secos, se almacenan en costales, listos para la siguiente etapa del proceso: el beneficiado seco. A través de una pre limpieza, se eliminan piedras, paja, hojas y granos que no tengan el tamaño adecuado. Finalmente, el café se mortea en máquinas que giran a gran velocidad. De esta forma, se remueve la cascarilla (el último recubrimiento de la semilla). Una vez que los granos son clasificados por tamaños y por peso, pueden ser tostados y si así se desea, molidos. De esta forma es como llega el café a nuestra mesa, luego de un largo camino desde las fincas cafetaleras. 

Referencias: 

s/a. (s/d). Beneficio seco. 22 de octubre de 2019, de Expertos en café Sitio web: https://www.expertosencafe.com/beneficio-seco-cafe

Ramón Aguilar Ruíz. (s/d). En Tomando café, manual del catador (pp. 57-81). México: s/d.

 

Read 58 times
(0 votes)
© 2019 Universidad del Claustro de Sor Juana