03 Jul 2019

Juntos trabajando para salvaguardar nuestros alimentos

Por Julia Cambiassi Vázquez.

Gastrónoma.

 

Slow food es una asociación sin fines lucrativos fundada en 1986 por Carlo Petrini y un grupo de gastrónomos, en respuesta al movimiento de fast food y al ritmo de vida acelerado que provoca una mala alimentación y pone en peligro elementos de la identidad alimentaria.

 

Los principales objetivos de esta asociación son recuperar las tradiciones alimentarias, luchar contra la pérdida de interés por el origen de los alimentos y salvaguardar las especies nativas que se están perdiendo.

 

En este último punto se enfoca la organización Slow Food Foundation for Biodiversity, la cual se encarga de recopilar, registrar y difundir toda la información y memorias de la biodiversidad alimentaria y cultural en el planeta.

 

Pero ¿qué pasa si desaparece la biodiversidad?, ¿se refleja en nuestros alimentos? Junto a las plantas y los animales van a desaparecer todas las especies domesticadas por el hombre. Los principales cereales consumidos por las civilizaciones más antiguas son el maíz, el arroz y el trigo, especies con cientos de variedades, y debido a la entrada de los transgénicos y otros eventos, se están extinguiendo [1]. Esto es parte de nuestra historia, nuestra cultura, nuestras memorias y nuestro patrimonio. Si se pierden, se borran componentes de nuestros registros culturales.

 

Existe un programa, que se encarga de salvaguardar esta biodiversidad llamado El arca del gusto, y sí, en efecto, tiene el mismo objetivo que el arca de Noé: se trata de recopilar la información de especies vegetales, productos preparados, especies animales y otras categorías de productos con fines alimenticios.

 

El arca del gusto es un catálogo en línea, en donde aparecen cada uno de los productos que han sido registrados, con su país de origen y un resumen con la información más importante y en algunos casos, datos o medio de contacto del productor.

 

Otro de los objetivos del arca es promover el consumo de los productos, así que intenta mantener relación entre los productores y los co-productores o consumidores, pero informándolos para generar conciencia.

 

Aparte, este programa ayuda a los campesinos para que sus producciones encuentren lugar en el mercado y no abandonen las tierras, pues cuando ya no haya quién quiera cultivar los alimentos, entonces ¿qué vamos a comer? Es verdaderamente preocupante y debemos empezar a actuar para evitar que esto suceda.

 

¡Infórmate, participa y contribuye en la lucha por salvaguardar la biodiversidad cultural alimentaria!

 

The Slow Food Foundation for Biodiversity, http://www.slowfoodfoundation.com/.

 

CÍTANOS.

Cambiassi Vázquez, Julia, “Juntos trabajando para salvaguardar nuestros alimentos”, Claustronomía. Revista gastronómica digital, Universidad del Claustro de Sor Juana, México, D.F., 2015, <www.claustronomia.mx>.

© 2019 Universidad del Claustro de Sor Juana