La granada, el rubí de las frutas

Por Lilian Argáez.
Gastrónoma.


Su nombre cientìfico Punica granatum, al igual que el nombre popular de la granada, proviene del latín (ponme) y del francés (granate) y ambos se traducen como “manzana con semillas”. La magrana, balaustía, pomagranada o granadilla, como también se le conoce, es originaria de Asia tropical [1].

Los principales impulsores y admiradores de este fruto fueron los árabes, que incluso la convirtieron en el símbolo del reino musulmán Granada, al sur de la península ibérica. De ahí, se extendió a toda la región del mediterráneo. Y hace más de 200 años, los españoles las trajeron al continente americano especialmente, a las zonas cálidas [2].

Sus granos y flores color rojo escarlata, han sido comparadas con llamas de fuego, gotas de sangre o incluso, rubíes. En el libro de la Biblia, Cantar de los Cantares de Salomón, él protagonista utiliza esta fruta para referirse a los colores de su amada:

Tus labios como hilo de grana, Y tu habla hermosa; Tus mejillas, como cachos de granada detrás de tu velo. (Capítulo 4, Versículo 3).

Si la tratáramos de describir, podríamos decir que es un fruto redondo de piel rígida, con colores amarillos hasta rojizos. Al abrirla, nos encontramos con numerosas granos rellenos de pulpa rojiza, jugosa, con una semilla blanca al centro de cada una de estas vesículas.

Para ser consumida, la granada se parte en mitades y lo más recomendable es, con ayuda de una cuchara, retirar suavemente los granos, separándolos de la piel. Al comer estos granos, estamos consumiendo tanto la pulpa como las semillas. Pese a esto, lo más recomendable es que, la masa fibrosa que queda en la boca después de comerla, sea desechada pues puede causar indigestión.

La pulpa de la granada, es rica en vitaminas C, E y B6, y en minerales como potasio, cobre y sobre todo, hierro. Así mismo, la corteza propia del árbol de la granada, así como la pielecilla blanca que une los granos, poseen dos sustancias cuyo uso es sumamente funcional medicamente hablando; los taninos y la pelletierina. Los primeros, ayudan a mitigar la acidez del estómago, pues ejercen una acción astringente y desinflamatoria que logra frenar la producción de jugo gástrico y aliviar el estómago irritado. La pelletierina por su parte, es un alcaloide de efecto vermífugo, es decir, ayudan a expulsar parásitos intestinales, especialmente la tenía o solitaria, como popularmente se le conoce [3].

Su aporte calórico es de 68 kcal por cada 100 g al consumirse en crudo, que por lo general es la forma de consumo. Además, puede ingerirse en jugo o bien, en la granadina, que es el jarabe que resulta tras hervir el jugo de la granada con azúcar [4], y que es sumamente popular en la elaboración de cocteles.

La granada, es una fruta estacional que podemos encontrar de julio a enero. Sin embargo, si las granadas son guardadas enteras, en un lugar fresco y seco, pueden conservarse hasta por seis meses, la cuál sería una excelente alternativa para poderlas consumir todo el año.

En nuestro país, la granada está perfectamente conectada con su participación en los chiles en nogada. El año pasado, México produjo 4 mil 375.31 toneladas [5], trayendo el resto de importación, principalmente del estado de California, EE.UU.

Siendo esta una fruta simbólica de nuestra cultura gastronómica, me parece una lástima que esta se produzca en tan pocas cantidades, obligándonos a traerla de nuestro país vecino. Desde mi punto de vista, este cultivo podría expandirse y aumentar sus niveles de producción, pues en cuanto a gastronomía se refiere, el color de la granada puede transformar la apariencia visual de casi cualquier platillo. Y si tomamos en cuenta el tiempo que esta se puede almacenar en condiciones óptimas, ampliaríamos su época de disponibilidad.

  1. “Granada de California”, Hecho en California, Grupo PM, México, 2011, pp. 26 - 28.
  2. Ídem.
  3. Pamplona Roger, Jorge D. “Granada”, Enciclopedia de los Alimentos y su poder curativo, Tomo 2, Ed. Safeliz, España, 2007, pp. 236 - 237.
  4. Ídem.
  5. “Producción Agricola”, Servicio de Información Agroalimentaria y pesquera, <http://www.siap.gob.mx/ cierre-de-la-produccion-agricola-por-cultivo/>, (11 de septiembre de 2014).

Para saber más.

“Granada de California”, Hecho en California, Grupo PM, México, 2011, pp. 26 - 28.

Pamplona Roger, Jorge D. “Granada”, Enciclopedia de los Alimentos y su poder curativo, Tomo 2, Ed. Safeliz, España, 2007, pp. 236 - 237.

“Producción Agricola”, Servicio de Información Agroalimentaria y pesquera, <http://www.siap.gob.mx/ cierre-de-la-produccion-agricola-por-cultivo/>, (11 de septiembre de 2014).


Cítanos.

Argáez, Lilian, " La granada, el rubí de las frutas", Claustronomía. Revista gastronómica digital, Universidad del Claustro de Sor Juana, México, D.F., 2014, <www.claustronomia.mx>.

  • 1
  • 2
Prev Next
Calcio los 365 días del año: la sardina

Calcio los 365 días del año: la sardina

Por José Roberto Pérez Sánchez.Gastrónomo. Al norte de México, entre los azules mares, se encuentra un pequeño pez que brinda diversas propiedades a la salud, y el cual puede tener diversas...

Fichas gastronómicas

LEER MÁS
La reina de los frutos secos: la nuez

La reina de los frutos secos: la nuez

Por María Jurado Gastrónoma. Uno de los ingredientes esenciales de la cocina mexicana es la nuez. Se emplea principalmente en productos de panadería, helados, como botana, golosina (en garapiñados y palanquetas)...

Fichas gastronómicas

LEER MÁS
Tejocote, un fruto poco valorado

Tejocote, un fruto poco valorado

Por Uziel Jiménez Esponda.Gastrónomo. En dulce, ponche o como relleno de piñata, el tejocote es un fruto que no pasa desapercibido en las fiestas navideñas. El tejocote (Crataegus mexicana) es originario...

Fichas gastronómicas

LEER MÁS
 La granada, el rubí de las frutas

La granada, el rubí de las frutas

Por Lilian Argáez.Gastrónoma. Su nombre cientìfico Punica granatum, al igual que el nombre popular de la granada, proviene del latín (ponme) y del francés (granate) y ambos se traducen como “manzana...

Fichas gastronómicas

LEER MÁS
Para un buen chile relleno, un buen chile poblano

Para un buen chile relleno, un buen chile poblano

Por Lilian Argáez.Gastrónoma.   El chile poblano, chile corazón, miahuateco, joto o roque, como también se le conoce en algunas regiones de México, se puede distinguir fácilmente del resto por dos rasgos...

Fichas gastronómicas

LEER MÁS
Deliciosa mandarina

Deliciosa mandarina

¿Sabías que 100 g de mandarina te aportan 53 calorías, mientras que una barra de chocolate Crunch (44 g) tiene 229 calorías? Sin duda, la mandarina es un buen snack...

Fichas gastronómicas

LEER MÁS