19 Mar 2020

Alegrías de amaranto

Una manera de pasar el tiempo de cuarentena, aprendiendo a hacer dulces tradicionales mexicanos.

Por Ana María Acevedo

Si te faltan ideas sobre cómo pasar el tiempo en estos momentos de cuarentena, en Claustronomía te invitamos a aprender a hacer dulces tradicionales mexicanos; y qué mejor para empezar que las famosas, nutritivas y deliciosas alegrías. Larousse Gastronomique, define a las alegrías como un dulce de amaranto tostado que se revuelve con miel de abeja, piloncillo o azúcar.

 

Según un artículo publicado por la CONABIO, en la época prehispánica, se hacían figurillas rituales para representar a sus deidades con harina de amaranto, miel de maguey y, algunas fuentes afirman, sangre. Durante algunas ceremonias, los asistentes eran invitados a comer de la figurilla que, de alguna manera, encarnaba sus dioses, siendo así que los mortales comulgaban con la divinidad; rito similar a la hostia de los católicos.

Aparte de este uso ritual, en Mesoamérica, el amaranto cumplía otra función un tanto más pragmática. El maíz, grano base de las civilizaciones precolombinas, vive su ciclo en primavera y verano, mientras que el amaranto lo hace en otoño e invierno; por lo que el amaranto proporcionaba a dichos pueblos un cereal sustituto del maíz durante la temporada invernal. 

Ingredientes

Cantidad

Unidad de medida

Porción

Amaranto

0.160

Kg

2 ½ tazas

Frutos secos

0.150

Kg

1 taza

Piloncillo

0.250

Kg

-

Limón

-

-

½ pieza

Procedimiento

1.      Tostar el amaranto y los frutos secos.

2.      Cocer el piloncillo a fuego medio hasta que esté completamente fundido. Llevar a ebullición y retirar del fuego.

3.      Incorporar al piloncillo el jugo de medio limón.

4.      Mezclar el piloncillo con el amaranto y los frutos secos.

5.      Verter sobre un molde cubierto con papel encerado. Dejar secar.

6.      Cortar las alegrías según la forma deseada.

 

En Ciudad de México, las alegrías tradicionales se preparan con cacahuate y uvas pasas; no obstante, puedes utilizar los frutos secos que más te gusten. En Claustronomía te recomendamos que utilices almendras, nueces y arándanos.

Al momento de tostar los frutos secos, puedes añadir un toque de sal para potenciar sus sabores.

Si deseas, puedes omitir el jugo de limón, sin embargo, este toque ácido ayudará a equilibrar los sabores y el dulzor de este postre.

A continuación, te compartimos un video en el que se puede apreciar el reventado tradicional de la semilla de amaranto.

https://www.youtube.com/watch?v=y8QCxzBps2U&t=69s

 

Referencias:

Barros, Cristina y Marcos Buenrostro, Amaranto. Fuente maravillosa de sabor y salud, Grijalbo, México, 1997.

Becerra, R. 2000. El amaranto: Nuevas tecnologías para un antiguo cultivo. CONABIO. Biodiversitas 30: 1-6. Recuperado de: https://www.biodiversidad.gob.mx/Biodiversitas/Articulos/biodiv30art1.pdf

Xolalca, F. [PuenteMexico]. (2013, febrero 14). Feria de la Alegría y el Olivo, Tulyehualco, DF. [Archivo de video]. Recuperado de: https://www.youtube.com/watch?v=y8QCxzBps2U&t=69s

Larousse. (2020). El pequeño Larousse Gastronomique en Español: Alegría. Larousse cocina: https://laroussecocina.mx/palabra/alegria/

Read 1290 times
(0 votes)
© 2019 Universidad del Claustro de Sor Juana